LA OMNIPRESNECIA DEL PARTIDO FASCISTA

La importancia de la disciplina para alcanzar los objetivos trazados. De lo contrario sera casi imposible lograr ese dominio del poder. El Duce, lograra alcanzar su objetivo.

Yamil A. Vásquez

No fue la menor de las paradojas que una organización que en 1919 se había presentado como un antipartido y que postulaba la extinción de los partidos políticos terminara convirtiéndose en un partido único. En él se integraron los cuadros del Estado, funcionarios, estudiantes, profesores, oficiales del ejército; Mussolini (1883 – 1945) lo consideraba una aristocracia política formada por los mejores ciudadanos y el artículo 20 de los Estatutos lo definía como «milicia civil al servicio del Estado fascista».

La depuración de funcionarios y su reemplazo por miembros del partido se prolongó hasta 1928. En ese momento, su influjo llegaba a todos los rincones de la sociedad italiana; monopolizada la educación de la juventud, los balillas, a los que se impartía adoctrinamiento político y paramilitar, y decidía las asignaciones de puestos de los funcionarios. La omnipresencia del partido permitió poner en práctica el 5° de los nueve puntos del fascismo…

View original post 179 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s