PRÁCTICAS DEL TOTALITARISMO: EL PARTIDO Y LA MONOPOLIZACIÓN DEL PODER

El Partido,fue la esencia, que dirigía: El PODER.

Yamil A. Vásquez

Frente a la concepción democrática que fija como finalidad del Estado la defensa del individuo, el totalitarismo, invirtiendo los términos, establece como fin del individuo el servicio al Estado. De esta preeminencia estatal deriva la erradicación de la oposición y la subordinación de la vida intelectual y artística a las directrices gubernamentales que responden al partido.

Hablar de partido supone una paradoja semántica, porque en la realidad se trata de un todo que monopoliza sin contrarios las palancas del poder. Existe una estructura dual, la del Estado con sus funcionarios y la del partido con sus miembros que se sobrepone a todo. En el caso de los nazis, se preocuparon de que cada función prevista por la constitución de Weimar (1919) tuviera su calco en otra del partido. El equivalente a los Estados y provincias eran los distritos (gaue), regidos por el «gauleiter». El jefe de la policía, Heinrich Himmler…

View original post 128 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s