LA PROPAGANDA Y EL PODER: PRÁCTICAS DEL TOTALITARISMO

Joseph Goebbels, el cerebro de la propaganda, detrás del trono.

Yamil A. Vásquez

Se ha dicho que propaganda y terror constituyen dos caras de la misma moneda en los modelos totalitarios pasados y vigentes, y aún una sola cara, porque la violencia forma parte de la propaganda, como sostenía el teórico nazi Eugen Hadamovsky (1904 – 1945). El adoctrinamiento continuo se convierte en expresión de la actividad del poder.

Como se anota en los «Hitlers Tischgespräche» (1945), cuadernos que recogen sus conversaciones, Hitler (1889 – 1945) estaba convencido de que una idea mil veces repetida termina siendo verdad en el sentido social de la palabra, porque se convierte en una idea asumida por la comunidad al margen de su entidad ontológica. Empero, la propaganda totalitaria no hubo de ser eficaz sin el empleo de una serie de instrumentos de comunicación. «Sin automóviles, sin aviones y sin altavoces, no habríamos podido conquistar Alemania», reconocía Hitler. Recurso ineludible es la repetición. En «Mein Kampf» (1925)…

View original post 171 more words

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s